Expertos piden a la Comisión que escuche a la IARC: el glifosato es probable cancerígeno

96 científicos de renombre han remitido una carta abierta al Comisario Europeo de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, instándole a que desestime la opinión de la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) sobre la inocuidad del glifosato en relación con el cáncer, basada en las conclusiones del BfR (Instituto Federal para la Evaluación de Riesgos de Alemania), que contradicen su riesgo como carcinógeno según la IARC (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer)

Durante 2015 la IARC incluyó a este herbicida en su clasificación 2A como “probablemente carcinógeno”, y meses después la EFSA hizo público que el glifosato no supone un riesgo como carcinógeno, contradiciendo así a la conclusión a la que había llegado la IARC tras un año de trabajo. En ese periodo un grupo de 17 expertos científicos independientes examinaron los hallazgos de las investigaciones en la materia, que mostraban una relación clara de la exposición del herbicida con el desarrollo de tumores malignos y linfoma no-Hodgkin.

P1130221

En resumen, el grupo de trabajo de la IARC:

  • Halló relación entre linfoma no-Hodgkin y glifosato basándose en la evidencia humana existente.
  • Halló efectos carcinógenos significativos en animales de laboratorio para dos tipos de tumor maligno en dos estudios con ratones y tumores benignos en dos estudios con ratas.
  • Concluyó que había evidencia clara de genotoxicidad y estrés oxidativo, incluyendo daños en el ADN de la sangre periférica de humanos expuestos a glifosato.

Pero la BfR rechazó algunas investigaciones y tuvo en cuenta otras, considerando que no había motivo para incluir al glifosato y sus preparaciones entre las sustancias probablemente carcinógenas.

En la carta a la que hacemos referencia se rebaten los motivos que la EFSA ofreció para oponerse a la IARC y se acusa a la EFSA de intentar confundir a través de distintas interpretaciones de resultados y de aportar estudios no públicos de los que no se conoce la autoría.

“Debido a las potenciales implicaciones para la salud pública de este pesticida de uso generalizado, es indispensable que toda la evidencia científica sea de libre acceso, se revise abiertamente de forma objetiva y que todos los datos sobre apoyo financiero, conflictos de intereses y afiliación de los autores sean totalmente públicos. Muchos aspectos de la evaluación llevada a cabo por el BfR y la EFSA no cumplen estos criterios objetivos fundamentales y hacen que se cuestione su validez.”, dice un párrafo de la carta.

En pocas semanas sabremos qué criterio pesa más para la Comisión Europea en su decisión de autorizar o no el uso del glifosato para los próximos años. Mientras tanto, la Fundación Alborada y otras organizaciones de toda Europa seguimos presionando para que este herbicida sea finalmente prohibido en la Unión Europea. Apoya la petición pública aquí.

Fuentes:

Carta abierta al Comisario Vytenis Andriukaitis.

 

A %d blogueros les gusta esto: