Monsanto solicita la patente sobre una variedad de melón

Monsanto no solo posee plantas modificadas genéticamente, sino que ahora pretende patentar nuestras frutas y verduras y apropiarse de ellas. Si Monsanto patentase una variedad de tomates, por ejemplo, nadie podría plantar dicha variedad sin pagar una cuota. Es como si dijeran que el olor a mar es suyo y luego nos exigieran un pago por disfrutar de ese olor.

Actualmente no se permite patentar animales ni cultivos producidos de manera convencional. A pesar de ello, se han tomado 120 decisiones erróneas y existen más de 1.000 solicitudes de patente en trámite [1]. Pero juntos podemos intentar pararlas.

Dentro de solo dos días, el organismo encargado de tomar estas decisiones, la Oficina Europea de Patentes, se pronunciará sobre una solicitud de patente que Monsanto ha presentado sobre una variedad de melón. Como movimiento de ciudadanos europeos, podemos hacer dos cosas para parar esta resolución: apelar a la Comisión Europea y a los Estados miembros de la Organización Europea de Patentes para que pongan fin a este proceso.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: